Los posts más leídos en 2019

Último día del año y toca hacer balance… como imagino que los números os dan igual, he pensado que quizá sí os interese saber qué posts han tenido mejor acogida durante este año.

Aprovecho esta entrada, la última de 2019, para daros las gracias de corazón a todos los que me seguís, leéis lo que escribo, me escribís, me escucháis cuando estoy más petarda, …

¡Gracias!, porque sin vosotros no existiría @familiaymas, que además de ayudarme a poner lo importante de la vida en su sitio, también me ha facilitado teneros cerca a cada uno.

¡Incluso me ha regalado nuevas amistades!

Por eso gracias. Por todas las veces que has escrito un comentario (público o privado) porque me ha llenado de alegría saber que te ha servido. También gracias por las críticas positivas, por las ideas para nuevos posts, por compartirlo con vuestros familiares y amigos.

Porque esta familia va creciendo y, con ella, confío en que también crezca la esperanza en la familia, en el matrimonio, en la importancia de los valores, de la educación, del respeto y la autocrítica.

Y por supuesto, os deseo de corazón que cada una de las palabras que escribo os acerquen a Dios porque es el mayor de mis tesoros y sería muy egoísta si no lo compartiera con vosotros. Mi Dios, mi Jesús y mi todo.

Ha habido días en los que escribir salía sólo y otros en los que parecía misión imposible, pero con vosotros y por vosotros: ¡ha merecido la pena! Gracias de corazón por todo vuestro cariño y apoyo, tanto con el blog como con el comentario de cada día en el grupo de whatsapp #quenosdicehoyjesús

Enlace para unirse al grupo de whatsapp quenosdicehoyjesúsSi quieres unirte, ¡haz clic en la imagen!

Y ahí va la lista de los mejores posts de 2019, los post más leídos de este año:

1. Diez preguntas que pondrán a prueba tu generosidad

2. Gracias Iñaki por acercarnos el cielo a la tierra

3. Las relaciones sexuales, un problema para muchos matrimonios

4. Dios nos ha escuchado

5. Hoy lo mandaría todo a tomar viento

6. Cómo ofrecer a Dios el dolor y el sufrimiento

7. 5 ideas para vivir el Adviento en familia

8. Mírate con mis ojos. Amor del bueno

9. La puta a la que pagas se siente violada

10. Semana Santa: un detalle que te gustará

Y a ti, ¿cuál ha sido el post que más te ha gustado durante el 2019? ¿Hay algún tema que te preocupe? ¿Algo sobre lo que quieras que escriba?

¡Es momento de escribir tu carta a los Reyes Magos!

Y de compartir todo lo que durante este año te haya ayudado a ser mejor persona.

¡Feliz 2020!

Enamórate de tu vida

Párate un segundo. Sí, tú: hoy es el día para hacerlo. Vete al baño, date un paseo o sal al balcón pero date 5 minutos para mirar tu vida y pensar de veras si tienes o no motivos de sobra para ser feliz, porque seguro que los tienes.

Probablemente tengas razón al quejarte de tu falta de salud, de lo pesados que son los peques ahora, del trabajo tan duro que tienes o de que no terminan de hacerse realidad tus sueños.

La vida NUNCA será perfecta si no te enamoras de ella.

Te centras tanto en lo que no tienes que olvidas disfrutar y agradecer lo que forma parte de tu vida, lo que SÍ eres.

Quizá no puedas abrazar a esos niños que siempre soñaste tener; tal vez tengas menos (o más) hijos de los que tú planeaste, tengas menos salud de la que a tu edad otros tienen o tus padres se hayan ido antes de lo esperado.

Efectivamente, la vida nunca es lo que nosotros habíamos imaginado pero si la miramos bien veremos que en realidad es mucho mejor de lo que jamás habríamos soñado.

Y es que rara vez la vida que nos ha tocado nos parece ideal. Todos queremos más. Es así. Pero… ¡sólo tenemos una oportunidad para vivir y es esta, tu vida tal y como es hoy, la que Dios te regala para que seas feliz! Así que, dale la vuelta a la tortilla y fíjate sobre todo en lo que has recibido hasta hoy.

Y date cuenta de esto: Dios lo puede todo, si tus sueños fueran mejores para ti que los suyos, los habría cumplido hace ya mucho tiempo. Pero Él sabe más, tiene para ti un presente mucho mejor: ¡atrévete a descubrirlo!

Tienes dos opciones ante tu vida: vivirla esperando o disfrutarla en cada momento. Ver cómo pasa sin enterarte -esperando el cambio- o ser protagonista de cada uno de sus días.

La vida da mil vueltas, de eso ya nos hemos enterado, y los milagros existen. Hay mujeres estériles que tienen hijos y enfermos que se curan pero, ¿vas a dejar tu felicidad en manos de un milagro que no sabes cuándo llegará (si lo hace)?

¿Tenemos que esperar amargados, deprimidos, ansiosos hasta que eso que queríamos suceda?

¡Sé feliz hoy con quién eres, con lo que tienes, y mañana Dios dirá! Sé que es fácil decirlo pero realmente nuestra felicidad depende en mucho de nuestra actitud ante la vida.

De disfrutar de cada época con lo que venga. Si son hijos, con la maternidad/paternidad; si es en la soltería con los amigos, la carrera profesional, los hobbies o el voluntariado. En la jubilación, en cuidar de tu cónyuge, viajar, lo que sea; … y así con todo.

Cada uno ha de buscar su sitio en lo que es y tiene en cada momento. No esperes a alcanzar la felicidad cuando tu vida cambie porque Dios nos llama a ser felices en nuestras circunstancias actuales: el hoy y ahora.

Si no estás casado, está claro que de momento no te llama al matrimonio. ¡Busca tu sitio! Haces mucha falta en algún lugar, con tus dones y talentos; búscalo y serás feliz.

Si estás casado y no vienen hijos, ¡enamórate de tu marido/mujer! Disfrutad juntos cada minuto y explotad al máximo vuestras cualidades poniéndolas al servicio de los demás.

Si tus hijos son pequeños, es probable que Dios no te pida ser el número uno de tu empresa tanto como ser el mejor padre o madre para tus hijos. Replantéate algunas cosas si ves que no llegas a todo y ten claro que el único sitio en el que eres irreemplazable es tu casa.

Encuentra el sentido de tu vida tal y como es hoy

¡No te quedes esperando el milagro o que todo pase! Cada día es único y no volverá jamás. Tanto si lo pasas en la cama de un hospital como si lo dedicas a trabajar como un loco.

Lo más importante es aprender a buscar y encontrar la chispa, el sentido, a lo que traiga cada día. Tu situación hoy no va a cambiar, de ti depende vivirla alegre o amargándote.

Eso no quita para no perder la esperanza. ¡Claro que sí! Y buscar los medios para seguir adelante! Pero sabiendo disfrutar del presente, que es lo único que tenemos asegurado.

¿Nos unimos para ser felices en el 2020? Lucha por tus sueños, pero no pierdas la felicidad en el camino porque la vida es un sueño en sí mismo.

¡Feliz año nuevo a todos!

pd. sé que lo que propongo no es fácil, yo soy la primera en quejarme y esperar a que la salud vuelva y con ella la energía y todo lo demás; por eso yo me pongo de rodillas hoy ante el Niño Dios y le pido con humildad que sea mi guía en el camino. Sólo Él puede enderezar lo que ya se dobla.

Esta Navidad puede ser TU NAVIDAD

Empieza la cuenta atrás… ¡Es acercarse la Navidad y mi corazón se pone a mil! Sé que va a ser una Navidad especial, cada año lo es. Una Navidad única e irrepetible en la que Dios tocará mi corazón y lo llenará de su paz. ¡Estoy tan impaciente!

¡Cómo me gustaría que tú la vivieras igual! Que por un rato miraras al Niño Dios y te dejaras ver con sus ojos, que te dejaras querer por él.

Porque fliparías tanto… que todo lo demás te daría igual. El amor lo puede todo, y el amor de Dios todavía más! Sí, sí, de Dios; el mismo que creó el universo y estos atardeceres maravillosos, y el milagro de la vida y la belleza del Otoño.

Ese Dios que se ha hecho un niño, ¡pudiendo vivir como Dios!, para que nos atrevamos a hablarle, a acariciarle sin miedo, sin rencores… porque ¿quién se asusta ante un bebé? ¡Son tan adorables, tan inofensivos!

¡Acércate! ¡Achuchale! Te está esperando!! Espera TU abrazo.

Este año el mío va cargado de agradecimiento porque cada año me parece más brutal el misterio de la Navidad.

Gracias por hacerte uno de nosotros y elevar así nuestra condición humana a la divina. Gracias por pasar frío en Belén, por esa cuna de paja, por elegir un sitio pobre en el que todos nos atrevemos a entrar.

Desde los pastores hasta los tres reyes magos. Todos sentimos que somos bien recibidos en Belén. Nadie sobra. En un castillo habría sido distinto… (al menos yo, me sentiría fuera de lugar). Pero en Belén, ¡ahí no se puede estar mejor!

¿Y tú quieres quedarte fuera?

¡¡Te echaremos tanto de menos!! Sobre todo Jesús, que ve tu corazón y desea ardientemente abrazarte y llenarte de Paz. Sabe lo que quieres, lo que necesitas, …

¿A qué esperas? ¡Coge tu regalo! ¡Claro que no te lo has ganado! (Los de los Reyes tampoco y bien que los abres, je,je!). No te agobies que aquí todos somos igual de indignos pero el amor no entiende de justicia. Sólo busca el bien del amado y Dios te quiere tanto… que quiere darte el mejor de los regalos: su amor, su ternura, su perdón, su salvación.

Y si no sabes por dónde empezar, ¡yo te ayudo!

Lo primero es que seas tú. Quítate esa máscara de autosuficiencia, de inteligencia, de belleza, de víctima, (de lo que sea) y cierra los ojos. Piensa en Jesús y cógelo en brazos (como lo harías con tu sobrino, con tu hijo o con tu hermano). Y después, abre tu corazón y deja que ahora sea Él quien te abrace.

¿Sientes como yo que con Jesús no hay barreras? No hacen falta palabras. Sabe todo lo que has sufrido, lo que has vivido, lo que has padecido injustamente… porque lo ha vivido contigo.

Por eso en esta Navidad viene a consolarte a ti, sólo a ti. A sanar las heridas de tu corazón porque sabe que estás cansado, que necesitas de su amor y Él está deseando dártelo.

Ojalá hoy hayas podido abrir tu corazón y puedas disfrutar en pocos días del gran regalo que supone que Dios nazca en tu corazón.

Último domingo de Adviento… queda mucho por preparar pero aún hay tiempo. Pon a punto tu alma, que es lo más importante, y deja que esta Navidad sea TU NAVIDAD.

Quiero sanar esa herida que aún sangra en tu corazón

Hay recuerdos que quisiéramos borrar de nuestra mente; que incluso sin haberlos superado, escondemos para no verlos más porque nos hicieron mucho daño. Recuerdos que de vez en cuando vuelven a nuestra memoria sin que nadie se lo pida.

Hoy voy a compartir uno de ellos contigo, ¡es uno de muchos!, pero elijo este porque sé que tú has podido también sufrirlo o quizá conozcas a alguien que necesite leer estas palabras de consuelo.

Porque hubo un tiempo -como lo ha habido siempre- en el que las cosas no se hacían bien. Un tiempo en el que Dios permitió que algunas personas, queriendo dar a conocer a Jesús, transmitieran una imagen que nada tiene que ver con Él.

Un antes y un después

Yo era una niña feliz hasta que aquella persona se cruzó en mi camino. Estaba dispuesta a todo para que yo hiciera lo que me decía, lo que ella creía que Dios quería para mí y que yo no veía nada claro.

Perservera. Sé fiel. Es un bache. No le des la espalda a Dios. ¡Con todo lo que Él te ha dado! Si te cuesta tanto entregárselo (esa vida familiar con la que yo siempre había soñado) es porque Dios te lo pide. Dios lo quiere todo.

Acababa de cumplir 15 años. El acoso era brutal. Hasta el punto de que una mañana me vi escondida en la bañera, detrás de la cortina, en la última planta de la casa donde disfrutaba de las vacaciones con mi familia.

El corazón me palpitaba con fuerza y yo aguantaba la respiración para no ser descubierta por esa persona que ascendía por las escaleras gritando mi nombre.

Me sentía incapaz de seguir luchando y opté por esconderme. Me veía atrapada, pequeña, perseguida, acosada y sin salida.

Tardé un tiempo en recomponerme; no fue fácil. El miedo se había apoderado de mí y estaba muy confusa, no entendía nada.

Se trataba de una buena persona y estoy segura de que su intención también lo era, por eso no puedo guardarle rencor, pero el terror que infundió en mi alma me marcó.

Duró poco más de un año, hasta que desapareció de mi vida, y dejó una huella en mí que nunca se borró.

Dios es bueno

A pesar de aquello, el Señor me mimó cada día para que estuviera junto a Él, para que viera con claridad que ese acoso no venía del Cielo.

Quizá tú también lo sufriste y tal vez tu vida no es la misma desde entonces.

Estas palabras van sobre todo para ti. Para quien pasó la amargura del juicio, del desprecio, de la manipulación; y se encontró con la más absoluta soledad en plena adolescencia (o años más tarde).

Para quien todavía hoy, no ha recibido una disculpa de quien tanto daño le hizo en su momento, para quien nunca debió sufrir ese tormento.

En Adviento, Jesús nos llama al perdón; a un perdón que nos libera de las ataduras del corazón. No es fácil deshacerse de ellas ni siquiera cuando sabes que todo fue sin querer.

Hoy yo te digo con mi corazón en la mano que lo siento. Siento de verdad que tuvieras que sufrir ese calvario y te pido perdón por ellos. Sé que no fui yo, pero pude haberlo sido.

Soy tan torpe como cualquiera de aquellas personas que queriendo compartir contigo el mejor de los tesoros: ¡que te encontraras con el Amor de los amores!, te lanzaron de un plumazo al abismo.

Soy tan inútil como ellas cuando dejo que el demonio me hable y me convenza, enrede en mi matrimonio o con mis hijos; entre amigas íntimas o hermanos de sangre.

No fue esa persona la que te empujó a ese profundo hoyo del que no sabías salir, del que quizá aún te estés recuperando. Fue el demonio. Es él quien con su astucia siembra miedo y desesperación, desconfianza y amargura.

Yo ahora tengo muy claro que es el patas quien actúa a través de esas personas buenas para abrir una herida en el corazón. Una herida difícil de sanar que separa de Dios, por un tiempo o para toda la eternidad.

Por eso hoy quiero que le plantemos cara juntos. Estamos en Adviento y el Niño Dios, ese que luego dio la vida por ti y por mí hasta el final -el que nunca nos abandona y siempre espera- va a nacer en un pesebre porque nos quiere con locura.

Quiere que seamos felices. Y eso es lo importante.

Quiere sanar tus heridas, que puedas recomenzar. No fue culpa tuya, no lo fue. Tienes que saberlo. Pero sí está en tu mano que esa herida deje de sangrar. ¡No hay mejor médico que Cristo!

Acércate a Jesús. Habla con un sacerdote y cuéntale tu historia. Te comprenderá, te abrazará con sus palabras y Dios, a través de Él, te sanará.

Volverás a ser tú. Feliz, risueña, alegre, generosa y confiada. Volarás como una golondrina, saltarás como un cervatillo, cantarás como las sirenas porque tu corazón estará en Paz. En una paz que sólo Dios te puede dar.

Yo lo voy a hacer. Sé que el Señor quiere sanar mi corazón. Sé que sólo Él puede limpiar esas heridas que desde hace tanto tiempo sangran en mi corazón.

He creído por mucho tiempo que tapando la herida ésta desaparecería pero en las cosas del corazón el tema no funciona así.

De hecho, cuanto más tiempo pasa más profunda y difícil es de sanar esa herida. Porque aunque no la vea -y puede que incluso crea que la he superado- sigue estando ahí. Y tarde o temprano sale.

En forma de migraña, de dolor de muelas o de espalda: todo acaba saliendo. Porque aunque tu mente y tu corazón cierren esa puerta, la herida permanece y el inconsciente lo sabe. ¡Para eso está! Para no dejar que las heridas se pudran y acaben con nosotros: para darnos la oportunidad de ser felices de verdad.

Escucha a tu corazón. Ve a una iglesia, por favor. Nadie tiene que enterarse: solo tú y Dios. ¡No tienes ni que decirle tu nombre al cura con el que quieras hablar! Pero dile que necesitas que Dios sane una herida que hay en tu corazón y cuéntale tu historia.

Y deja que el Niño Dios vuelva a reinar en tu corazón. Recupera la felicidad que un día perdiste. ¡Te lo mereces!

postdata

¡Ya lo he hecho! Le he contado mi historia y siento un alivio tremendo. He descubierto también por qué aunque yo no les guarde rencor a esas personas el dolor sigue ahí.

Me lo ha explicado muy bien el sacerdote: tu cabeza sabe lo razonable, entiende el error del prójimo y lo perdona.

Pero las emociones no sanan al mismo ritmo, necesitan su tiempo y su medicina. Necesitamos paciencia con nosotros mismos y con nuestros sentimientos.

El corazón es más profundo que la razón. Por eso esconder no sirve de nada, hay que acogerlo, quererlo, comprenderlo; simplemente dejarlo en manos del Señor para que Él lo sane y renueve su frescura. Tengo una gran paz y alegría.

Ojalá tú también te armes de valor y dejes que esta Navidad Dios sane tus heridas. Yo estaré contigo rezando por ti en mi Belén y si necesitas algo, no dudes en escribirme, aquí estamos todos a lo mismo.

¡Feliz espera!

5 ideas para que tu familia no discuta (tanto) estas Navidades

No queda nada para las tan esperadas fiestas de Navidad y todos deseamos ardientemente juntarnos en familia, ¡volver a casa por Navidad! y celebrar juntos estas fechas tan señaladas.

Los anuncios y escaparates infunden una alegría especial, parece que en Navidad todo es perfecto… ¡hasta que llegamos a casa y nos juntamos todos, jaja!

No conozco ninguna familia que consiga sobrevivir a estas fiestas sin alguna que otra disputa entre hermanos, suegros o cuñados.

Es lógico y normal. Somos familia y nos queremos peero… ¡somos taaan distintos todos!, que convivir es tarea complicada, y más si encima estamos metidos con calzador porque la familia crece pero la casa no.

Y como esta Navidad me gustaría que fuera diferente os voy a proponer 5 tips que ayudarán a mantener por más tiempo la paz familiar.

5 ideas para no enfadarse con la familia en Navidad

1/ Organización. Reparto de tareas. En Navidad nos juntamos muchos y hay que organizar miles de cosas. Desde los menús, hasta recoger los desayunos, poner la mesa, lavadoras, decoración, regalos,…

El que tenga mejores dotes organizativas que haga el reparto; no hay una sola fórmula, yo os propongo que cada día cocine uno de los hermanos (con su pareja si sois bastantes o con ayuda de los padres/hijos/sobris). Y ese día la cocina es vuestra. Pensáis el menú, compráis lo necesario y preparáis todo con cariño para los demás.

A otro le puede tocar recoger la cocina después de las comidas (importante hacerlo justo al terminar, para evitar el desorden y facilitar la convivencia), la siesta puede ir después.

Y así con todo lo demás que cada casa es un mundo y ya sabéis por dónde van los tiros 😉

2/ RESPETO. Habla con cariño y responde aún con más. Quizá no te lleves bien con tu suegra/hermano/cuñao: bueno, pues antes de ceder el paso a la crítica en tu cabeza, imagina que el comentario/gesto/pregunta que te ha molestado la hubiera hecho alguien a quien quieres y aprecias mucho. Tu reacción será mucho más justa y educada, ¿a que sí? ¡Pues a por ello!

3/ Orden. Esto es fundamental. Una casa con mucha gente y todo patas arriba invita al caos. Y aquí dos cosas: HORARIO (de desayunos, comidas y cenas), y ORDEN MATERIAL (Ponte como objetivo llevar a su sitio cada día al menos 10 cosas). Así entre todos conseguiréis que vuestro hogar esté más habitable.

4/ Pantallas. Las Navidades son para pasarlas en familia. No hay peor escena que la de todos en el salón mirando cada uno su pantalla. Pongamos un horario para ver peli (cada día que elija uno distinto, procurando que sea del gusto de todos); horario para estar con ordenadores y tiempos para disfrute del móvil. El resto: cartas, juegos de mesa, tertulias y charletas. ¡Aprovechemos el tiempo que otras épocas no nos permite disfrutar juntos!

5/ Planes fuera de casa. Es imprescindible airearse un poco cada día. Desde ir al cine o tomar un chocolate con churros, hasta pasear por el monte o correr la san Silvestre. Planes con los niños o sin ellos; visitar belenes, ver la cabalgata de Reyes, disfrutar de la feria navideña o salir al parque y correr un rato. Lo que sea, ¡pero hay que salir de casa!

Sin dramatizar

Y si a pesar de todo hay broncas en casa por Navidad, no nos volvamos locos, ni tu familia es la peor ni es insoportable. Es la situación la que nos lleva a verla así en ese momento…

Lo que sí, un último consejo: Una vez que pase el enfado, no olvidemos pedir perdón (sobre todo si no ha sido culpa nuestra); y así el mal rato servirá para unirnos más.

Espero que os sirva de ayuda y si a pesar de todo no hay manera… echad una miradica al portal y ¡Él os sacará una sonrisa! Porque hasta en las mejores familias, con la mejor intención, hay discusiones.

¿Se os ocurren más ideas para evitar los enfrentamientos familiares en estas fiestas tan entrañables?

El efecto “espejo”. ¿Cómo vamos de empatía?

– ¿Sabes qué mamá? Mi corazón está aquí (señala en su pecho, hacia el lado izquierdo); pero el de los demás está aquí (señala en la derecha).

Y yo, muy intrigada por su reciente descubrimiento, le miro asombrada y le pregunto por qué piensa eso.

– ¡Por el escudo del jersey, mamá!, contesta sin ninguna duda. ¡Todos lo llevan al otro lado!

Flipé. Estaba totalmente convencida de que su jersey era diferente, y de que el escudo del uniforme iba en el lado del corazón así qué… lo demás venía sólo; su conclusión era intachable, pero errónea.

Os parecerá una bobada, porque lo es. Pero el Señor aprovechó esta pequeña anécdota para que yo entendiera que en la vida muchas veces nos pasa esto mismo.

Vemos y juzgamos los hechos ajenos desde una perspectiva que no nos permite acertar. Nos parece que es lo mismo pero -como mi niña- nos equivocamos.

Cuando nos cueste entender al de enfrente, procuremos ponernos en su piel. Ver la situación desde su vivencia, desde su contexto en lugar de hacerlo desde el nuestro.

Es probable que esto nos ayude a comprender. Quizá no siempre coincidamos en la manera de pensar, de resolver o afrontar un problema; pero seremos capaces de comprender mejor. De empatizar.

Y, si a pesar de ponerte en su piel, no la entiendes: acógela. No has vivido su historia, hay muchas cosas que desconoces y que afectan a esa conclusión que tú no comprendes ni compartes.

Nadie te pide que lo hagas. Lo único que sí te puede estar pidiendo esa persona a gritos es amor, cariño, acompañamiento. Que le recuerdes todas las cosas maravillosas que admiras de su persona.

Porque cuando nos equivocamos, el reproche enseguida llega y lo que realmente necesitamos es una palabra amiga, un abrazo que consuele.

Curiosamente, también me sirvió para crecer en humildad. Abrazar la cruz, el sufrimiento, el dolor: aunque no lo entienda. Descubrí en un instante que yo era esa hija mía hablando con Dios; queriendo entenderlo todo desde este lado de la historia, sin tener en cuenta que lo que yo veo es reflejo de la realidad total que Dios ve.

Me entró la risa después, me reí también con el Señor. Me imaginé perfectamente la escena… solo que esa vez mi niña era yo. Vi tan claro ese abismo de sabiduría entre el Creador y nosotros… que me reí al querer aplicar la lógica humana a las situaciones de la vida.

Qué cierto es que ¡sólo vemos la parte de atrás del tapiz! Los nudos y nudos feos… pero todo es para bien, y si nos fiamos de Quien lo cose con amor, al final de los tiempos lo veremos la Obra maestra ¡y daremos gracias a Dios por todos y cada uno de esos nudos!