Dios no me pide imposibles

Esta frase ronda mi cabeza cada dos por tres en estas semanas de confinamiento: “Dios no me pide imposibles” porque es que os prometo que muchos días siento que no llego, que desbordo, que conmigo ha debido equivocarse porque yo para esto no valgo. Ya no puedo más.

Por las mañanas me levanto como una piedra -manos, brazos y piernas totalmente agarrotadas- me cuesta mucho arrancar (imagino que mucho tiene que ver el no poder salir a caminar). Pero mis hijos se levantan como rosas, con una energía que ¡ojalá se pudiera compartir! Así que desde antes de poner un pie en el suelo siento mi pequeñez y su capacidad.

Son niños maravillosos, la verdad es que no me puedo quejar: buenos todos y cada uno de ellos, “de altar” (os lo prometo); pero llevan mes y pico encerrados y sobre todo la pequeña, que es bastante movidita, ya no sabe por dónde salir: patinete por el pasillo, luego una pelota que acaba estrellada en un cristal, salta que te salta en el sofá (el contrabajo de la mayor acaba partido)…

Y podría seguir horas, pero no puedo reñirle (bueno, en el momento sale un buitre de mis entrañas que se la comería, jeje), le regañó un poco y luego le pido perdón porque la culpa no es suya… ¿qué puede hacer una niña de 3 años encerrada tanto tiempo? ¡Volverse loca!

En fin, volviendo un poco a la reflexión de hoy, de que Dios no pide imposibles, ni a mí ni a nadie, NUNCA; creo que es muy importante que nos lo recordemos a menudo. Yo ahora ya, empiezo el día mirando a la Virgen con cada de complicidad, le levanto las cejas, y le dejo caer un “¡hale, pues a ver tu Hijo que tiene para hoy!”.

Y luego, cuando empieza el jaleo de las tareas: mamá por aquí y por allá (a más no poder); que si “este enlace no funciona”, que si “qué tengo que hacer de mates” o que “no encuentro la goma”; “mami es que “me aburro”, “no lo entiendo”, “esto no me gusta”, “mamá ¿puedo usar el iPad?”, “¿puedo tv educativa?”, “pero ¿y yo cuándo me conecto a la clase mamá?”, “mami, y ¿puedo poner el yutúf?” …

Y todo esto con la pestaña pegada al ojo, en pijama, sin desayunar y con unos pelos de loca que no me reconozco ni yo, jaja!

Es que, de verdad, que yo ya miraba al cielo y decía: “¿es una broma?”. En serio, muy graciosos los memes pero lo del teletrabajo (mi marido out), la casa, la comida, profe de cuatro cursos distintos (de todas las materias), la compra, aprovechar para charlar con los hijos, para ordenar, para las manualidades, para rezar en familia, cocinar, lavar la ropa, fregar, … y no digamos ya cuando me llega lo de museos virtuales gratis o documentales educativos ideales para el confinamiento: ¡me parto de risa!, ¡que aquí no nos sobra ni medio segundo para nada!

Pues eso, que una va tirando hasta que ya no puede más y le dice a la una que hoy no hay mates, al otro que si no funciona el enlace no se hace el ejercicio y a la otra (la de 3) que coja el iPad, la tv educativa, los pinceles y lo que le de la gana. Yo queridas familias he tirado la toalla con los deberes.

Que cada uno haga lo que pueda pero yo he llegado a mi límite y prefiero un cero como profe, que un cero como madre y esposa. Así que ahí lo dejo. Y ahí es donde he descubierto que a mí Dios no me pide todo esto.

Me quiere alegre, divertida, juguetona y paciente; me quiere con mis niños -y con su papi cuando deja de trabajar. No quiere una casa súper limpia y ordenada (que no lo está, jaja!), ni unos hijos de sobresaliente. Quiere paz, en la medida de lo posible, y para eso es fundamental que yo NO me sienta desbordadísima.

Así que desde hoy, empezamos un nuevo confinamiento (que hasta ahora tampoco ha sido un horror, pero yo acumulo mucho y cuando reviento… ¡ay cuando reviento!: salpico pa’ todos lados).

Y lo más importante: sin remordimientos. Intentamos rezar en familia pero hay días que se hace imposible; intentamos no enfadarnos (pero a veces también se hace difícil); intentamos que la dieta no sea muy mala (pero nos esforzamos poco: si hay tanto a lo que renunciar, también hay mucho que compensar, jaja).

En fin. Que no somos perfectos, ¡no necesitamos ni debemos aspirar a serlo!; somos una familia muy normal y corriente, quizá con más limitaciones que otras por el número de hijos o las circunstancias personales, pero oye: yo miro al Cielo y Dios sonríe conmigo.

Y eso es lo único que debe importarnos. ¿Lo demás? ¡DIOS SE OCUPA!

Espero que estéis bien, me acuerdo de pedir por todos los que me leéis (y también por los que os gustaría pero la vida no os da para más). ¡Un abrazo y ánimo!

No hay Pascua sin Resurrección: ¡no lo olvides!

¡Qué Domingo de Ramos más impresionante! No hemos podido ir a la Parroquia a celebrarlo, ni procesionar con las Palmas antes de la misa pero Jesús no nos deja abandonados y nos habla hoy más que nunca al corazón.

Hemos preparado nuestros ramos, algo sencillo pero lleno de amor, y nos hemos puesto guapos para ver la Santa Misa por televisión (se han portado como siempre, no creáis que el estar en casa apacigua las bestias, jaja!) no hemos parado pero nos hemos unido a todos nuestros hermanos en la fe.

Y lo más impresionante: meditar la Pasión del Señor. El Evangelio de hoy, con su comentario de quenosdicehoyjesús se me ha quedado corto. ¡Habría seguido horas!

Estoy muy removida por dentro. Hoy soy algo más consciente de que la Semana Santa es nuestra propia vida -la tuya y la mía- ¿quién no tiene sufrimientos, preocupaciones, inquietudes por el futuro…? Y más que otras veces en este tiempo de cuarentena por el Covid…

Jesús el Domingo de Ramos sabía que empezaba lo más duro de su vida, y su Padre desde el Cielo lo sufría con Él. ¡Qué difícil tiene que ser para un Padre, poder detener la Pasión de su Hijo y no hacerlo por amor a nosotros! No le quitó nada, ni un respiro en el camino. Todo era necesario para que tú y yo nos salváramos.

Y ahora pienso en el confinamiento, en el cansancio de los sanitarios, de las familias que cuidan de sus hijos como pueden mientras teletrabajan, de los enfermos, de los fallecidos… TODO parece no tener ningún sentido (como cuando leemos tu Pasión y se nos desgarra el alma).

Pero sí lo tenía. Después de tu muerte ¡llegó la Resurrección! Una semana horrorosa frente a la salvación de nuestras almas. Una vida llena de sufrimientos a cambio de la Vida Eterna.

Yo elijo confiar en el Padre, como hizo Jesús. Saber que Él llora conmigo cuando no puedo despedirme de quien más quiero, cuando el agotamiento agarrota mis músculos, cuando el miedo me invade por completo, cuando la incertidumbre lo llena todo, cuando mis hijos me superan en energía y desorden.

En esta Semana Santa me abrazo a Ti, y quiero sufrir contigo todo lo que tu Padre -también mío- considere necesario para nuestra salvación y la del mundo entero. De nada nos sirve pasar por este mundo como si un jardín de flores se tratara si con eso perdemos el alma.

Aquí pasamos 30, 40, 50, 70, 90, 120 años… ¿qué es eso comparado con la Resurrección de la Vida? ¡Qué ganas tengo de ver tu rostro Señor! Estos días, muéstrame tu sufrimiento para que pueda unirme a Ti: ¡conviérteme y me convertiré!

Feliz y -sobre todo- SANTA Semana Santa. En unos días estamos en el Domingo de Pascua y celebraremos la gran Pascua de Resurrección, porque vana es nuestra esperanza y nuestro sufrimiento si no vemos a Cristo Glorificado en el Cielo.