No es voluntad de Dios que todo te vaya tan mal

Qué razón tiene este buen hombre…, ¡cómo nos gusta echarle la culpa a Dios de todo lo que nos pasa! Mucha gente me ha dicho que Dios envía las peores pruebas a quienes más quiere, pero ahora no lo veo tan claro.

Hace ya unos meses me preguntaba “por qué Dios me hace esto“, y os compartía un vídeo que me había ayudado mucho a darle la vuelta.

Bueno, pues el mini vídeo de hoy completa de forma magistral aquella reflexión. No es Dios quien me envía los males a mi vida, es esta vida en sí misma la que conlleva desgracias, enfermedades, tristezas y muerte.

Lo que Dios hace es acercarse a ti y a mí y ofrecerse a llevar ese peso por nosotros. Podemos llevarlo solos y amargarnos profundamente, o podemos abrazarnos a Él, que ya ha pasado por esta penuria, y sentirnos comprendidos, acompañados y amados.

Doy fe, porque como sabéis me está tocando vivirlo, de que cuando la enfermedad llega a tu vida, si te arrimas a Dios él lleva el peso, te sientes liberado, feliz, muy amado.

Desde que estoy en esta situación sólo he recibido paz por parte del Señor, me ha hecho comprender el sentido del dolor, me ha mostrado la parte positiva del sufrimiento, y todo gracias a vuestros rezos, que me mantienen muy cerquita de Jesús.

Por eso hoy quiero pediros que sigáis rezando por mí, ¡es egoísta pero no veo otra forma de llevar con tanta paz y alegría esta temporada!; y también que si estáis pasando por un mal momento os acerquéis a Dios con humildad y le digáis: ¡me fío de ti, Jesús!

Y que tengáis paciencia, porque la ayuda llega y de manera brutal así que confiad en Jesús, de verdad. (A mí me ayudó mucho esta oración de abandono a la Divina Misericordia, ¡espero que a vosotros también!). Un abrazo y feliz semana

¿Qué más puedo hacer por ti?

Antes de nada: ¡Felices Pascuas a todos! Acabamos de pasar la Semana Santa y aún estoy conmocionada. Han sido unos días muy especiales, en familia y acompañando lo máximo posible a Cristo: ¡muy recomendable!

El caso es que encontraba el otro día pidiendo por un familiar que está pachuchillo y me entró un poco de impaciencia, hasta el punto de que le solté al Señor que no me parecía de recibo que permitiera esto. A lo que enseguida una voz dulce y calmada me respondió:

“He dado mi vida por él, ¿qué más quieres que haga?”.

Me quedé muda. Tenía toda la razón. ¿Qué más se puede hacer que dar la vida por alguien? Me sentí avergonzada, Él había hecho ya mucho más que yo por esa persona y todavía me creía con derecho a reprocharle que no se curara…

Estoy en el camino de aprender a confiar en Dios, en creer de verdad que estamos aquí de paso y que lo único importante es que pronto estaremos todos juntos en el Cielo.

El reencuentro

Ayer imaginé la emoción de los apóstoles, los amigos de Jesús, al verle de nuevo tras la Resurrección. Qué paz sentirían Lázaro, Marta y María al verle llegar. Cómo sería el reencuentro entre quiénes se quieren, entre quiénes han sufrido (Cristo en la cruz, y los otros en la soledad, en la incomprensión). ¡Solo con una mirada se dirían tantas cosas!

Y el abrazo. Yo ayer sólo quería abrazar a Cristo, darle la bienvenida. Él sabe que no me creía del todo que fuera a resucitar, pero es tan bueno que no se enfada, ni me dice: ¡Te lo dije! Me quiere, y se alegra conmigo del reencuentro porque ahora las puertas del cielo están abiertas también para nosotros y pronto iremos todos juntos a la Vida eterna.

Es un abrazo de agradecimiento, de amor, de cariño, de comprensión, de apoyo; es el abrazo entre dos amigos que han sufrido mucho por la Pasión y por fin pueden consolarse y alegrarse porque todo ha pasado ya.

¿Cómo puedo desconfiar de Él con todo lo que hemos pasado juntos?

Ya no queda nada por hacer, sólo queda disfrutar y esperar a la vida definitiva. ¿Cómo ha sido tu reencuentro con Cristo?

¿Se puede estar alegre con dolor?

Siempre me ha resultado complicado estar alegre cuando algo me duele. De hecho el carácter se me amarga y me quejo todo el rato…, ¡aunque quiera no hacerlo! Sin embargo, paradójicamente, esta vez está siendo diferente, al menos por momentos.

Digo diferente porque a pesar del dolor, que suele ser fuerte, y que sólo a ratos consiguen aliviar, me siento más feliz y contenta que nunca. ¡Noto tanto que estáis todos rezando mucho por mí y que esa “energía” (la Gracia del Espíritu Santo) me invade por completo y tira de mí para arriba y me sostiene que solo me sale dar gracias a Dios por inventarla y a vosotros por provocarla con vuestros rezos.

Y pensaréis, ¿cómo puede estar tan contenta?

Todos llevamos en el corazón miles de preocupaciones que nos hacen sufrir por no poder hacer nada para facilitar que se resuelvan: enfermedades, necesidades laborales, económicas, problemas matrimoniales…no sé si me explico, vemos sufrir a quienes queremos y querríamos poder hacer algo más para ayudarles pero no vemos opción. “Solo” podemos rezar por ellos y vamos tan corriendo por la vida que hasta eso sentimos que hacemos mal…

Pero yo ahora, al verme en la cama con mi dolor, Dios me hizo ver la suerte que tenía. ¡Por fin podía ofrecer algo para sacar todas aquellas cosas adelante! Entendí la gran verdad de que los enfermos son quienes sacan adelante la Iglesia…

Me siento como el cirineo que ayudó a Jesús a llevar la Cruz. Serían solo unos metros, pero la satisfacción es brutal. ¡Soy muy afortunada!

Por supuesto, será El quién decida si mis intenciones son las más importantes, o quizá lleve mi ofrecimiento a otras personas que lo necesiten más pero me siento dichosa de saberme colaboradora suya.

También ahora me doy cuenta de que aunque en el día a día no soy tan consciente de ese poder que nos ha dado Dios de pedir por los demás ofreciendo nuestro dolor, de hecho, también se da en la vida ordinaria. Cuando contestamos con cariño a los demás aunque estemos cansados; o cuando lavamos los platos venciendo la pereza; nos esforzamos por hacer bien nuestro trabajo; nos quejamos menos del clima o pasamos rato con una amiga que lo necesita.

Ya veis, en resumen, que todo lo que hacemos durante nuestro día, si lo ofrecemos a Dios desde el fondo de nuestro corazón, mueve montañas. Y también el dolor, aunque a priori pueda parecer un sinsentido total…Porque Dios nos quiere tanto que nos regala ese poder aunque no lo merezcamos y saca el bien incluso del mal.

Pd. Aprovecho para deciros que voy mejorando y que no tengo nada importante, sólo dolor que ya pasará, para que no os preocupéis pero sigáis rezando 😉