¿Qué sentido tiene llamar a Dios Rey?

Qué intensidad… ¡madre mía! Y el caso es que no sé si seré capaz de expresarlo porque en realidad es algo que he escuchado un millón de veces pero que hoy he visto con una luz nueva que me ha llenado de paz.

Obviamente tiene relación con una de las invocaciones que hacemos a Dios y en concreto al título de “Cristo Rey”. Sobre todo porque puede llevar a pensar que para los antimonárquicos es incoherente llamar Rey a Dios, pero es que no van por ahí los tiros.

También es verdad que a los más jóvenes (entre los que me incluyo, jaja!), lo de llamar rey a alguien no termina de parecernos un piropo sino más bien un título honorífico, un cargo que “te ha tocado” y listo.

Pero es que Dios no es de este mundo. Jesús nos dice en el evangelio que Él es Rey, por lo tanto tiene sentido que también nosotros le reconozcamos este título. Sin pensar mucho en la connotación política que tiene, porque a Jesús la política se la trae al pairo, Jesús lo que quiere es ser el Rey de nuestros corazones.

Y dicho esto os contaré lo que me ha pasado. Estaba yo rezando en una iglesia, suplicando por un milagro muy grande que nos hace sufrir mucho, a nosotros, y sobre todo a la familia que lo padece directamente.

Ya sabéis que cuando hay niños de por medio el dolor se multiplica. Bueno, pues es el caso (de paso rezad por Mary).

Bueno, que me enrollo. Estaba yo allí arrancando mi corazón para que el Señor me escuchara cuando una voz muy profunda se ha asentado en mi corazón: “Se te olvida que soy el Rey de su vida, ¿por qué temes?”

Os prometo que me he quedado seca. Tenía toda la razón. Estaba pidiendo con miedo, con temor a que no se cumpliera lo que le pedía. Pero es que se nos olvida que el rey tiene la última palabra en TODO lo que pasa en nuestra vida.

TODO, TODO, TODO. También esa enfermedad, ese dolor, esa infidelidad,…; no es que Dios las provoque sino que las permite porque las aprovechará para alzarnos a lo más alto: junto a Él. Que es lo único importante al fin y al cabo.

Cuando tenemos la paz y la certeza de que Cristo es quien reina en nuestra vida, somos capaces de ver su mano amorosa detrás de cada circunstancia de nuestra vida, por más absurda y dolorosa que sea.

Fíate de Él y deja en sus manos ese gran problema, eso que tanto te angustia. Él lo resolverá porque tenemos la suerte de que el Rey, que es quien tiene la última palabra en todo, ¡coincide que es nuestro Padre!

¿Has sentido alguna vez que Dios es el Rey de tu corazón? ¿Te gustaría que lo fuera? Yo quiero. Y desde hoy te invito a decir conmigo: “Cristo Rey, que tú seas siempre el dueño de mi vida”.